martes, 11 de febrero de 2020

Tuya

No éramos más que intenciones
Únicas, fundidas, retorcidas
Y entremezcladas emociones
Rondaba el deseo
De amarte en todas mis vidas
Aunque nunca me atreví a decir que soy sencilla,
te ofrezcí todas mis máscaras
Y a cambio Tú multiplicas Tus oscuros velados misterios,
mi ofrenda es mi batalla última,
mi pálida desnudez.
Tuya.
Mil palabras aluden a Tu Universo
Que adoro en esta noche
En la que releo mi destino
Sin espacios, sin paréntesis
Sin dudas.
Que articulo no sin un temblor
Que Bajo el influjo de Tu alma  serena, mi boca se arrodilla hasta
pronunciar tu nombre.

arena